Yo prefiero la 'bici'

Con la lengua afuera

Mi bicicleta y yo estamos dibujando trazos azulados en un mapa.

El mapa parece más bien una telaraña de calles, casi una obra de arte digital colectiva.

heatmapstrava

Obra “comunal” de todos los ciclistas

Es un mapa de calor (heatmap), y resulta de las mediciones de quienes pedaleamos y medimos nuestros tiempos con una aplicación para corredores y ciclistas.

Desde hace unas semanas, la ‘bici’ y yo nos mudamos y nos estamos acostumbrando de nuevo a los recorridos largos y al clima otoñal.

Ahora en lugar de hacer seis kilómetros por jornada, ella y yo vamos por los dieciséis. Para mí ha sido difícil; para la ‘bici’ no. Yo ando con la lengua afuera, como si estuviera en el odiado Test de Cooper del colegio. Se me había olvidado que estas distancias requieren además preparación extra: pantalón y poncho impermeable en días de lluvia, pañitos húmedos, desodorante, ropa de cambio.

Por eso estoy reaprendiendo a vestirme y prepararme para mis recorridos. No termino de resolver la ecuación de capas necesarias para esta temporada -o será que cambia cada año, y varía de acuerdo al número de kilómetros-. Por ahora, va algo así: a más kilómetros, menos capas (¿y me falta despejar la velocidad?). No obstante, la chaqueta o cortavientos no está en discusión. Probé con un chaleco calientito, y los brazos y muslos no entraron en calor después de las pedaleadas.

Pero lo más complicado es ir en ‘bici’ con las gafas empañadas y húmedas, en especial si es de noche: nadie, excepto J.K. Rowling en los libros de Harry Potter, se ha inventado un “limpiaparabrisas” miniatura para deportistas cegatones. ¿Tendré que recurrir a la magia del láser o de los lentes de contacto? (Si tienen ideas para luchar con este problema, recibo con gusto comentarios y sugerencias abajo)

Falta además que alguien descubra la fórmula para que la cabeza no sude con gorro, casco o capucha.

Que puede ser engorroso cargar cada día con muda de ropa, sí. Que me mojo en el camino, también. Que pago con sudor y un sistema complejo de logística previo a los viajes, lo acepto.

rioodra

Río Odra

Pero nadie me quita lo “pedaleao”. Desde un carro o un bus no puedo mirar la bruma sobre el río, ni puedo espiar a los pajaritos en el comedero bajo el árbol, ni disfrutar las alfombras de hojas café-amarillas. Con la ‘bici’ me siento viva (porque soy más bien un zombie en los otros medios de transporte 😉 ).

P.S.: Tengo un sabor metálico en la lengua, y sospecho que es por la contaminación.

Advertisements

One comment on “Con la lengua afuera

  1. Pingback: Con la lengua afuera — Yo prefiero la ‘bici’ | enpolombia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 25, 2016 by in Breslavia and tagged , , , , .
%d bloggers like this: